SILVIA FLECHOSO

LOHENGRIN

LOHENGRIN (Silvia Flechoso, óleo sobre lienzo 200 x 200 cm, Madrid 2019)

Concebido para el certamen organizado por el Museu Europeu D’Art Modern (Barcelona) junto con la biznieta de Wagner y el Club Wagner cuyo tema es la obra homónima del compositor: Lohengrin. El cuadro quedó finalista en el certamen.

Compositivamente, la escena está enmarcada dentro de un ojo de pez y dividida en dos regiones: una de luz y otra de sombra, generando el juego cósmico del  Yin y el Yang. La luna y el sol coronan cada una de las partes, que se corresponden también con la parte izquierda y la derecha.

La escena contiene toda la obra, aunque sucede en el punto de tensión del juicio de Elza, culpada por Telramund de asesinar a su hermano, el duque-niño Gottfried de Bravante; ella lo niega y apela al juicio de Dios diciendo que un caballero valeroso luchará en su nombre, otorgándole a cambio su mano en matrimonio  y el derecho a su patrimonio y nobles privilegios.

Nadie se ofrece hasta que aparece Lohengrin cabalgando las aguas sobre un cisne blanco. Telramund y Ortrud (pareja de Telramund) están en la parte más inferior del cuadro, en la región de sombra, tramando malévolos planes para hacerse con el poder. El rey Heinrich der Vogler , observa la escena, sentado en su trono, como figura arquetípica del rey, de quien ostenta el poder material y el juicio. Tras él, sus súbditos.

Si nos fijamos en las diferentes alturas en que están situadas las cabezas de los personajes, observamos que los que están más abajo son Telramund y Ortrud, los malvados, Luego el emperador, poder material, después Elza, a caballo entre lo material y lo espiritual, y, por último, Lohengrin que representa la pureza del espíritu. Es una escala que va desde lo más denso (maldad) hasta lo más elevado (pureza). Sobre la cabeza de Elza está situado el grial, y la paloma baja y sube constantemente haciendo las sublimaciones. Doce estrellas rodean el cáliz, significando los doce signos Zodiacales y la totalidad del mundo (dodecaedro). Del tocado de Elza emergen unas hojas de acacia. Está situalda entre la región de sombra y la de luz, pero aún pertenece a la primera. Lohengrin aparece con una mano en el corazón, y en la otra una espada, de blanco (pureza) y con medio pecho desnudo, como quien expone su vulnerabilidad porque sabe que, en el fondo es invulnerable.

La carta de color en la parte inferior representa al juego de la dualidad y las siete puertas de trascendencia ( números de 1 al 7 y colores). Va desde la dualidad al negro (punto de caos, de cambio, inicio)sobre el que se encuentra la luz (cuadrado blanco), que se descompondrá en los siete colores del arco iris de más denso a más sutil según vamos adentrándonos en la región de la luz, como indica el gradiente inferior del negro al blanco.